Presentación

La iniciativa “Aprendiendo a cuidar, violenciacero” está dirigida a las personas y entidades concienciadas con la importancia de trabajar por y para la paz con voluntad firme de reducir la existencia de procesos violentos.

El objetivo es claro, minimizar la incidencia de la violencia, en sus distintas formas, mediante la concienciación de la sociedad y la puesta en valor de herramientas efectivas que permitan aumentar la participación de personas y entidades.

¿Cómo empezar a hacerlo? Uniendo a todas aquellas personas, colectivos  y entidades públicas y privadas que quieran dar un paso al frente para avanzar en esa dirección. La violencia es una medida dolorosa que se aplica cuando no se sabe enfrentar una situación de otra manera, por eso es tan importante aprender a solucionar nuestros problemas de un modo en que todas las partes se sientan cuidadas.

¿Cómo se concreta? Aprendiendo a identificar la violencia que  se esconde en muchos comportamientos que consideramos normales. No podemos reducir y eliminar aquello que no somos capaces de detectar. Muchos procesos violentos proliferan porque hemos normalizado la violencia en sus formas más sutiles.

Cuando se suceden acciones violentas nos encontramos con situaciones que conllevan resultados dramáticos para personas, entidades y nuestra sociedad en general. 

Si analizamos en profundidad los grandes problemas de la humanidad, la violencia suele estar en el origen en alguna de sus formas. Ya sea como violencia estructural, cultural, económica, física o como hostilidades que duelen pero pasan desapercibidas. La pobreza, la desigualdad, el autoritarismo o los desastres ambientales son fruto de una parte que abusa de otra. El mobbing o el bullying son distintas expresiones de lo mismo, el uso continuado de la violencia en formas diversas y sutiles generando estrategias de acoso en distintos ámbitos, en el laboral el primero y en el escolar el segundo. No pocas relaciones de pareja y familiares esconden situaciones violentas que por estar normalizadas pueden tener tristes desenlaces. La violencia contra las mujeres es una realidad que atendiendo a los números no puede ser negada. La violencia en internet, en el deporte o contra los animales y el planeta son un día a día que nos empobrece como sociedad. Todas ellas, en cualquier caso ¡son inaceptables! Fomentar la cultura del cuidado es clave en esta época que nos toca vivir.

La violencia es un concepto muy amplio que tiene raíces muy profundas, aprendida culturalmente en una sociedad que es desigual en muchos aspectos como género, edad, etnia, clase social, aspecto físico, etc. Demasiadas veces se ven como normales actos cargados de hostilidad que son violentos en sí mismos. “Aprendiendo a cuidar, violenciacero” pretende ser un instrumento de identificación, visibilización y freno de estas acciones violentas para que vayan desapareciendo de nuestra sociedad y contribuir así a un mundo más justo, amable, integrador y motivador. Hay muchísimas personas y entidades trabajando en ello, unirse es clave ¿Te animas?