Mobbing

Primera ayuda sobre mobbing o acoso psicológico en el trabajo

Si has dejado de ser la persona que has sido siempre, si sientes que la presión, el ninguneo o el maltrato sufrido en el trabajo te está cambiando, si te sientes incomprendido/a o sientes que todo el mundo se ha vuelto contra ti o son testigos de las injusticias y no hacen nada, si el cansancio te persigue, te interesa saber más sobre acoso psicológico en el trabajo o mobbing.

El acoso psicológico deja secuelas muy graves y puede pasar totalmente desapercibido. Es especialmente grave cuando la víctima duda de sí misma a pesar de estar convencida de haber obrado lo mejor posible y con la mejor voluntad. Sentirse culpable de problemas de los que no eres la causa y tener la sensación de no poder defenderte son síntomas que deberían advertirnos de que podemos estar ante unos problemas generados para hacernos daño.

Si estás sintiendo que estás siendo víctima de acoso o mobbing o tienes dudas, es importante ser consciente de tres factores:

tu estado físico. Cuando eres víctima de acoso, el cuerpo lo manifiesta con todo tipo de dolencias físicas: contracturas, insomnio, dolores de cabeza, ansiedad, afecciones de piel, irascibilidad, etc. El médico de cabecera te puede ayudar a identificar cómo estás. Ten en cuenta que todavía existe mucha incomprensión a este respecto por lo que si crees que no te entienden, busca un profesional que esté formado en el tema. Seguir expuesto a una situación de acoso no es saludable y puede tener consecuencias dramáticas. El síndrome de estrés postraumático que se desarrolla puede ser difícil de curar. La baja médica es una opción para empezar la recuperación, que puede llevar mucho tiempo, incluso años. 

tu estado mental. Por lo general no estamos acostumbrados a cuidar nuestra salud mental y no somos conscientes de cuándo puede estar sobrepasada. Tener apoyo profesional especializado es muy importante en estos casos. Es vital insistir en que el apoyo profesional debe ser especializado. Si las secuelas del acoso han aparecido (insomnio, pensamientos recurrentes, dificultad para concentrarse, problemas de piel, contracturas, etc.) significa que nuestros mecanismos de defensa y equilibrio han sido vulnerados.

tu defensa. Cuando eres víctima de acoso son varios los derechos que se vulneran pero se hace de tal forma que no es nada fácil probarlo. Aprender a detectar las acciones hostiles es importante y apuntarlas también. Apuntar las incidencias es clave para nuestra defensa. Cada vez que algo me afecta negativamente conviene anotarlo tan pronto como sea posible porque nuestra cabeza no va a querer recordar y se olvida de los detalles con rapidez. Aquí tienes el diario de incidentes que plantea el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Es importante tener registro de las veces que te sientes mal por motivos de trabajo. No es legal ni ético que nadie sufra en el trabajo y para ello hay una legislación y unas herramientas coma el diario de incidentes que se ha nombrado anteriormente.

Abordar la vía jurídica requiere de fortaleza. Resulta muy doloroso tener que describir lo ocurrido, lo que suele suponer un daño añadido y requiere entrar a relatar cada acción desarrollada en nuestra contra. Abordar esta fase requiere también de personas muy especializadas que nos asesoren. En cualquier caso, la entidad que nos contrata está obligada a proteger nuestra salud. Por eso, abordar la vía jurídica desde el punto de vista de que no se ha protegido a la persona empleada puede ser una estrategia mucho más saludable que ir por la vía del acoso. Puede hacerse por esta vía si se dan estas circunstancias: 

  • existe un conflicto laboral grave
  • desde hace tiempo
  • que es conocido por la entidad
  • que no se han tomado medidas
  • y que ha provocado la baja

Hay que tener muy en cuenta que la vía jurídica no es fácil que tenga una resolución satisfactoria por la falta de conciencia en el sistema judicial sobre la gravedad y los mecanismos con los que opera el mobbing.

Código penal. Artículo 173.

1. El que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

Con la misma pena serán castigados los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima.

Primeros pasos: 

1. Una lectura muy resumida

http://es.wikipedia.org/wiki/Acoso_laboral

2. Test de evaluación personal ¿soy víctima de mobbing?: 

Ver plantilla

3. Diario de incidencias

Independientemente de que llegue a existir acoso psicológico o no, es muy importante que no sufras en el trabajo. Aquí tienes de nuevo el modelo del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo que se ha citado anteriormente. Si ya son unas cuantas cosas las que se suman es muy importante que empieces a apuntarlas.

4. El mobbing explicado en 15 min (Dr. Iñaki Piñuel), interesante para que tu familia o la gente que te apoya lo entienda:

https://www.eitb.eus/es/radio/radio-vitoria/detalle/5422356/como-sobrevivir-al-acoso-laboral-trabajo-/

5. Si es mobbing, verás que tu relato coincide a la perfección con todo lo que se sabe sobre este tema, que es mucho:

Vídeos indispensables del Dr. Iñaki Piñuel:

Profesionales especializados en mobbing miembros de la Alianza Violenciacero

Psicología:

Coach:

Alianza violenciacero:

En Gran Canaria, periódicamente se realizan reuniones de víctimas de acoso, ponte en contacto si quieres saber más: info@violenciacero.org